REDACCIÓN | 16-11-2018

La vestición de los escolanes tuvo lugar en la Basílica de la Virgen. (FOTO: A.SÁIZ)

La Escolanía de la Virgen de los Desamparados celebró el pasado día 9 la solemne ceremonia de vestición de once nuevos escolanes, que entran a formar parte este curso de la formación coral infantil valenciana. La celebración tuvo lugar en la Basílica de la Virgen de Valencia y fue oficiada por el rector, Jaime Sancho.
Los niños acudieron a la Basílica con sotana negra y fueron presentados al sacerdote celebrante, quien bendijo los roquetes de color blanco y las medallas de la Virgen de los Desamparados con su número de promoción y escolán.
La ceremonia de vestición supone “la culminación de un trabajo minucioso de selección de voces y niños que a partir de ahora, entran a formar parte de esta institución única en la Comunidad Valenciana que tiene el privilegio de poder cantarle a la Mare de Déu”, según el director de la Escolanía, Luis Garrido.
Los niños que entran a formar parte de la Escolanía son Marc Adam Aznar, de Sueca; Pablo Carbonell Almansa, de Picassent; Héctor y Sergio Cornejo Mestre, de Massamagrell; Adrián García Valero, de Foios; Jordi Guazhambo Caqui, de Mislata; Vicent Huesa López, de Puerto de Sagunto; Ismael El Moctar Quiles, de Valencia; Miguel Sebastián Oltra, de Benetússer; Pau Villena Benlloch, de Paiporta; y Joaquín Yvancos Fonfría, de Valencia.
Todos ellos han superado un proceso de selección durante el cual “los niños y sus familias han visto cómo es la vida de la Escolanía y cuál es la labor de los escolanes, así como la institución, el colegio y todo lo que lo envuelve”, añade el director.
Se trata de la 62 promoción de escolanes y con ellos se supera la cifra de 700 niños desde su fundación en 1958.
Requisitos escolanes
Para formar parte de esta formación coral infantil, se requiere una edad entre 8 y 10 años, así como, “un mínimo de aptitudes musicales en voz y oído, y la aceptación por parte de los padres del ideario cristiano de la Institución”.
La entrada de los niños en la Escolanía les permite además formarse musicalmente a través de su escuela de música, en la que reciben formación en canto, solfeo, violín, conjunto vocal, violonchelo, trompa y flauta travesera además de “la posibilidad de cantar durante los seis años de permanencia en la Escolanía, junto a solistas y coros de proyección musical internacional y ser dirigidos por directores de dilatada y contrastada trayectoria musical”, precisa Luis Garrido.