CARLOS ALBIACH | 22-11-2018

Los fieles portaron a la ‘Peregrina’ dentro del mar en la playa, donde realizaron una oración. (FOTO: J.M.R./ FÉLIX PERONA)

A pesar de la lluvia y el mal tiempo la visita de la imagen de la Virgen de los Desamparados a la parroquia Cristo Redentor-San Rafael Arcángel del barrio valenciano del Cabanyal ha sido todo un regalo para sus feligreses. Una forma especial, además, de celebrar el 75 aniversario de la imagen del Cristo del Salvador y del Amparo, que se venera en la parroquia.
La imagen de la Virgen llegó el jueves por la noche y debido a la lluvia no pudo hacer el recorrido previsto y entró directamente a la parroquia. Sin embargo, centenares de vecinos no dudaron en coger los paraguas y esperarla a la puerta del templo parroquial y así darle la bienvenida.
El viernes por la mañana los más pequeños fueron los grandes protagonistas. Así, los 80 alumnos de 4º de Primaria del colegio Pureza de María Grao, que este curso se preparan para recibir la primera Comunión, visitaron a la imagen peregrina. En un momento en que las nubes dieron una pequeña tregua los alumnos fueron llegando hasta la parroquia, donde guiados por la directora del centro, la hermana Carolina, fueron alternando las oraciones con los cantos a la Virgen. Entre sus peticiones a la Virgen los alumnos pidieron “que les diera esperanza, les ayudara a seguir a Jesús y que se acordase de todos los niños, especialmente de los más necesitados”.
Previamente el párroco, Juan Pedro Escudero, les explicó la historia del Padre Jofré y la devoción a la Virgen de los Desamparados. “La Virgen tiene un corazón muy grande para acoger a todos”, les animó. Tras la sencilla celebración todos los niños besaron la medalla de la Mare de Déu. “Es una gran regalo para estos niños, que vienen en representación de todo el colegio, conocer de cerca a la patrona de Valencia”, apuntó la hermana Carolina tras la visita.
Tras los alumnos de Pureza llegaron 15 alumnos de Religión de diferentes cursos de Primaria del colegio público Las Arenas. La emoción era palpable en sus caras, puesto que para muchos de ellos era la primera vez que veían la imagen de la Virgen de los Desamparados. “Vienen emocionados. Hay que tener en cuenta que muchos vienen de situaciones difíciles y visitas como estas les anima mucho”, contaba Aránzazu, su profesora.
Durante la visita los alumnos leyeron oraciones a la Virgen, que habían buscado o incluso escrito ellos mismos. Es el caso de Eliabel, de sexto de Primaria, que con gran emoción dedicó un poema a la Virgen: “El amor es bonito, pero es aún más bonito que se dirija a la Virgen”. Además, esta alumna tuvo un gesto que sobrecogió a los presentes, puesto que al ir a besar la medalla de la ‘Peregrina’ por propia voluntad dejó una moneda como donativo. También algunos alumnos les ofrecieron unos ramos de flores. La secretaria del centro agradeció a la parroquia “la ayuda que siempre da al colegio”. “Gracias porque es importante acercarles a la Virgen”, añadió.
Oración en la playa
El viernes por la tarde debido a las lluvias no se pudo celebrar la procesión y en su lugar se celebró una vigilia de oración en el templo. El sábado la visita dejo otras de las imágenes del fin de semana, puesto que llevaron a la imagen procesional hasta la playa de Las Arenas, donde incluso la metieron a pie en el mar y donde hicieron una oración. Ya por la tarde despidieron a la Virgen.
“La visita ha sido un empujón para todos los feligreses”, resume el párroco. “Ha sido una ilusión colectiva que se ha hecho realidad”, cuenta José Antonio Belenguer, clavario del Cristo, quien también recuerda que viniese la Virgen de los Desamparados era un deseo de todos porque “su Cristo” como la Virgen también tiene la advocación del Amparo. Como “un gran regalo y una bendición” lo han vivido otros feligreses como Milagros Crespo o Amparo Mas, que no podían ocultar su emoción.
Los actos del 75 aniversario se cerraron el domingo con una misa solemne presidida por el obispo auxiliar de Valencia Mons. Arturo Ros.