B.NAVA | 17.09.2020


El Arzobispado de Valencia, a través de la delegación de Iniciación Cristiana y Catequesis, ha elaborado un documento con orientaciones para la catequesis en la situación sanitaria actual que afectan a todos los que realizan la catequesis en las distintas etapas de la vida: niños/as, adolescentes/jóvenes y adultos.


Con este documento se trata de recordar aquellas normas, establecidas por la autoridad sanitaria, que afectan especialmente a la realización de la catequesis y así ofrecer la seguridad sanitaria para niños, familias y catequistas. Además de señalar formas de llevar adelante la catequesis, según las distintas posibilidades y finalmente, animar a acompañar a todos los implicados en la catequesis, de forma particular a las familias y catequistas.


Esta propuesta realizada por la delegación de Iniciación Cristiana y Catequesis “deberá concretarse y adaptarse de forma más específica a la realidad de cada comunidad cristiana donde se desarrolla la catequesis de iniciación cristiana de niños, adolescentes, jóvenes y adultos”, afirman en el documento.


Además, se quiere resaltar que el lugar propio de la catequesis es la comunidad cristiana, de forma particular la parroquia, de ahí el valor de la catequesis presencial para quienes se inician en la fe, en los distintos ámbitos de formación.
De igual modo, los responsables de la catequesis (párrocos y catequistas) deberán dedicar tiempo para preparar adecuadamente los espacios teniendo en cuenta las normas sanitarias así como organizar y programar sesiones de catequesis adecuadas a las circunstancias actuales.
Y, por supuesto, hablar con las familias para ayudarles a comprender la importancia de la catequesis en esta situación y ofrecerles una atención especial para acompañarles en la tarea de transmitir la fe a sus hijos e hijas.
Siempre, las parroquias deberán contar con la aportación propia en la educación de la fe de los colegios católicos y de la enseñanza religiosa escolar, dentro de sus posibilidades y competencias para ello será necesario una coordinación conjunta en cuanto a los grandes temas del itinerario de catequesis.


Dada la situación creada por la pandemia, las inscripciones para la catequesis se podrán realizar de forma presencial u ‘online’, aunque se remarca que esta última vía es la que deberá ser potenciada para evitar aglomeraciones y contagios.


Participación presencial
Para los niños y niñas que inician la catequesis por primera vez se proponen encuentros puntuales en momentos litúrgicos importantes (Todos Santos, Inicio del Adviento, La Purísima, Navidad, la Candelaria…) si la situación lo permite.
Además, la catequesis para la iniciación sacramental en la infancia se podría realizar cada semana, o quincenalmente alternando con otras acciones en la familia. En el caso que no sea posible la participación presencial de quienes participan en la catequesis o también como complemento a las sesiones de catequesis, se deberá cuidar la celebración de la eucaristía dominical como ámbito de encuentro, formación y oración.


Estos criterios también son aplicables para la catequesis de Confirmación con adolescentes y jóvenes así como en los grupos de adultos.


La delegación diocesana de Iniciación Cristiana y Catequesis del Arzobispado continúa apostando por el uso de las nuevas tecnológicas y de los medios telemáticos como una herramienta al servicio del proceso educativo de la fe, que lo complementa, tal como ha venido realizando desde el inicio de la pandemia bien desde la web www.evangelizacionvalencia.org o con otras iniciativas catequéticas que ya han desarrollado las parroquias y comunidades.
En la realización de la catequesis siempre se deberán tener en cuenta las normativas sanitarias vigentes que en estos momentos establecen que los lugares para la realización de las sesiones de catequesis conviene que sean abiertos, amplios y ventilados, y deberán ser higienizados; el aforo máximo deberá ser el que marque la normativa legal; la distancia mínima interpersonal de 1,5 metros se deberá respetar y mantener siempre; uso de mascarilla obligatorio así como del hidrogel y, ante todo, las familias deberán comprobar que no presentan síntomas antes de acudir al lugar de la catequesis.