MARÍA JOSÉ FRAILE | 03-02-2017

Fachada y campanario de la parroquia de San Nicolás. A.SAIZ

Fachada y campanario de la parroquia de San Nicolás. A.SAIZ


El sonido de las campanas se desvanece en Valencia por una ordenanza municipal contra la contaminación acústica que, desde hace unos días, obliga a numerosas parroquias de nuestra diócesis a acallar los campanarios. El Ayuntamiento de la capital del Túria así lo ha hecho saber a San Nicolás, San José de la Montaña, los Santos Juanes y Dominicos, a raíz de un informe elaborado por el Servicio de Calidad y Análisis Medioambiental, Contaminación Acústica y Playas motivado por quejas vecinales.
Los cientos de feligreses que este pasado lunes se acercaban a pedir favores a san Nicolás de Bari y a san Judas Tadeo en la parroquia de San Nicolás, manifestaban a PARAULA su sorpresa e indignación por esta medida del consistorio.
Lea el reportaje íntegro, en la edición impresa de PARAULA