EVA ALCAYDE | 15-03-2018

Monseñor Raymon Centene, obispo de Vannes. (FOTO: M.GUALLART)

Los ciudadanos de Vannes conocen poco la figura de san Vicente Ferrer, pese a que el santo dominico murió allí (el 5 de abril de 1419) y en su Catedral, la de Saint Pierre, está instalada su tumba, que cada año recibe la visita de muchos peregrinos.
Esta semana una delegación de Vannes -con autoridades civiles, eclesiásticas y devotos del santo- ha visitado la diócesis de Valencia para conocer dónde nació, vivió y predicó san Vicente Ferrer y prepararse así para el inicio del año jubilar.
PARAULA ha hablado con su obispo, mons. Raymond Centène, quien tiene grandes esperanzas depositadas en que el año santo revitalice en tierras de la bretaña francesa la devoción por san Vicente Ferrer.
– Han visitado ya algunos de los lugares relacionados con la vida de san Vicente Ferrer. ¿Qué es lo que más les ha gustado?
– Hemos visitado la casa natalicia y es allí verdaderamente donde están los orígenes del santo. En Vannes está su tumba y en Valencia, su cuna. Y está muy bien conocer los dos lados, el principio y el fin. También hemos estado en el convento de los dominicos y ha sido algo extraordinario poder visitar, incluso, la celda donde vivió y conocer el lugar donde san Vicente fue prior.
– La peregrinación que están realizando incluye también otras localidades vinculadas al santo como Llíria o Teulada. Se van a marchar de Valencia con una visión completa de la vida del santo…
– Sí, es una inmersión total la que estamos realizando en Valencia. Es una gran preparación al año jubilar y estamos profundizando en los lugares donde san Vicente estuvo predicando. Durante todo este año, nosotros vamos a estar recordando lo que hizo san Vicente en Vannes y también lo que hizo antes de llegar a Vannes, por lo que esta peregrinación está siendo muy oportuna.
– ¿Se están preparando celebraciones especiales con motivo del sexto centenario de la muerte de san Vicente?
– Estamos preparando muchas cosas. La primera es el 18 de marzo y celebraremos la llegada de san Vicente a Vannes. Se irá al lugar en el que el santo fue recibido por el obispo de Vannes y por el duque de la Bretaña en 1418. De allí iremos a la Catedral, donde se celebrará la misa de apertura del año jubilar. El camino que seguiremos será el mismo que recorrió san Vicente con el obispo y con el duque en 1418.
– Por lo que ha podido conocer, ¿cómo valora la devoción que tiene Valencia por san Vicente Ferrer?
– En Valencia se vive mucho más intensamente que en Vannes. Hemos comprobado que hay muchos altares, muchas asociaciones y mucha vida secular alrededor de la figura de san Vicente Ferrer, mientras que en Vannes no la hay apenas. Por eso queremos aprovechar este año jubilar para dar a conocer más al santo dominico y revitalizar los movimientos sociales a su alrededor. En Vannes hay una fraternidad de san Vicente Ferrer, pero está formada por personas muy mayores y necesita revitalizarse y conectar con gente más joven.

– ¿Cómo van a dinamizar la devoción vicentina en la bretaña francesa?

– Estamos preparando muchas cosas, con motivo de este centenario y una de las más significativas es el traslado de la tumba de san Vicente dentro de la catedral de San Pedro. Se va a trasladar a la izquierda de donde se lee el Evangelio. Actualmente está en un emplazamiento ovalado que se construyó en el siglo XVII, pero en origen estaba a la izquierda del Evangelio y allí se va a trasladar de nuevo.
-¿La catedral de San Pedro de Vannes recibe habitualmente visitas de peregrinos devotos de san Vicente Ferrer?
– Sí, si, todos los años recibimos peregrinos que vienen a visitar la tumba, especialmente valencianos.
– ¿Qué destacaría de las predicaciones que hizo el santo dominico en tierras francesas?
– Las predicaciones de san Vicente son precisamente la temática del jubileo, y especialmente la paz, la unidad de la Iglesia, la evangelización y la predicación sobre el fin último. Actualmente la religión está un nivel plano, humanista, pero esta horizontalidad debe basarse en la Palabra de Dios, es decir el humanismo, que ahora es horizontal, debe tomar también una verticalidad, si no se pierde en ideologías y no avanza prácticamente nada.
– Estos mensajes de paz y unidad, siguen teniendo vigencia 600 años después. ¿Están todavía de plena actualidad?
– Hay que trabajar siempre por la paz. Ya vemos lo que está pasando en el Oriente Próximo y hay que trabajar constantemente en esto, ya que es un problema permanente. Por otro lado, la unidad de la Iglesia es un asunto de gran importancia también para nosotros. Si no hay unidad en la Iglesia no se puede evangelizar. Además, si la Iglesia está unida es más fácil trabajar por la paz.
– ¿Qué impresión se llevan de la vinculación entre Vannes y Valencia respecto al planteamiento del Año Jubilar?
– La relación con Valencia es fantástica. Hemos podido conocer dónde ha nacido san Vicente y cómo se movió en los primeros tiempos, por lo que la vinculación con Valencia es natural. Esta vinculación la hemos podido experimentar y disfrutar en el inicio del año jubilar, que es justo lo que nosotros queríamos. Aprovechamos para agradecer al Capítulo de Caballeros Jurados la organización, que ha sido excelente. En los lazos entre Valencia y Vannes hay cosas especialmente importantes como la disposición del arzobispo de Valencia, que deseamos que pueda presidir las celebración de clausura del año jubilar, que será en la fiesta de san Vicente Ferrer de 2019.
-¿Además de celebración de apertura, cómo va a celebrar la ciudad de Vannes este año jubilar que comienza ya mismo?
– Tenemos programados muchos actos, además de la apertura del año jubilar que será el 18 de marzo. Las fiestas del patrón serán 11, 12 y 13 de mayo y habrá una iluminación muy especial de la Catedral. Esos días tendremos un concierto, oración y la reflexión, con adoración y un fondo espiritual muy intenso. Y será la oación de inaugurar la nueva ubicación de la tumba de san Vicente Ferrer.
Para octubre de 2018 tenemos preparado un espectáculo con la representación de la vida de san Vicente Ferrer interpretada para teatro en la Catedral. Y durante el tiempo antes de Navidad habrá misiones populares de evangelización en muchas parroquias de la diócesis de Vannes.
También con ocasión de las fiestas de 2019, que serán el 5, 6 y 7 de abril, habrá un coloquio universitario, organizado por la Universidad Católica con la participación de dominicos especialistas en el santo. Y las parroquias a las que fue san Vicente Ferrer, podrán recibir las reliquias como una acción de evangelización. Las reliquias irán de parroquia en parroquia para que los fieles puedan rezar ante ellas.
Y una idea que acaba de surgir aquí en Valencia: Hemos escuchado que todos los primeros miércoles de cada mes, el Capítulo de Caballeros Jurados celebra una misa en honor de san Vicente Ferrer. Nosotros vamos a hacerlo también para que nuestras almas se encuentren en ese día en una misa simultánea. Esa misa se celebrará en la Catedral para la ciudad de Vannes, se convocará a toda la ciudad para rezar por la paz, igual que san Vicente Ferrer.