escudo-canizares
Cuando solicitéis o reservéis plaza para vuestros hijos en los diferentes
colegios, escuelas o institutos, cuando los matriculéis, para el próximo
curso tendréis la oportunidad de elegir la enseñanza religiosa escolar. Es
esta una decisión importante que no se puede trivializar.
La enseñanza religiosa es un aspecto fundamental en la formación integral
de la persona, además de ser un elemento imprescindible en el ejercicio
del derecho de libertad religiosa, tan básico como que es la
garantía de todas las demás libertades. Los padres habréis de defender
y reclamar este derecho que os asiste. Inhibirse o no reclamar todo lo
legítimamente exigible en este terreno, vale tanto como dejar libre el
camino al recorte de otras libertades y a la desmoralización de la sociedad.
Para los católicos, es un deber muy serio y una necesidad grande
la formación religiosa y moral en los centros escolares, en los que se
forma el hombre y la sociedad de mañana.
Es una cuestión en la que está en juego la persona y la sociedad. La
enseñanza religiosa en el ámbito escolar es decisiva para “aprender a
ser hombre”, “aprender el arte de vivir” y realizarse como persona con
sentido, libre y verdadera. Lo que se haga en este terreno contribuirá al
rearme moral de nuestra sociedad y a la humanización de la misma. Sin
esta humanización no hay progreso digno de llamarse así.
La enseñanza religiosa en la escuela ha de ofrecer el Evangelio de
Jesucristo, para que, conocido, sea aceptado y surja una humanidad
nueva hecha de hombres y mujeres nuevos con la novedad de ese Evangelio.
No podemos contentarnos, con ser mucho, con una mera ense-
ñanza de valores. Con ser importantísima y grande la quiebra moral de
nuestra sociedad, el peor mal que la está aquejando es la ausencia de
Dios. Desaparecido Dios del horizonte de la vida y relegado a los márgenes
de la existencia, se pierde la base donde se sustenta todo valor; y
así se origina una profunda quiebra de humanidad.
Es necesario que en la escuela, en el proceso educativo de los niños y los
jóvenes, se muestren los rasgos y las raíces de un profundo humanismo,
que tiene su fuente en Jesucristo. La alegría, la esperanza, la sencillez, la
misericordia, la generosidad, la entrega de sí mismo en el servicio a los demás, la comprensión, la no violencia, el perdón, la reconciliación, la paz,
el diálogo amistoso, el amor fraterno, la caridad evangélica, la libertad verdadera,
la austeridad, la capacidad de sacrificarse por los otros…, son todo
valores que nos enseñó y encarnó Jesucristo; quien quiera entrar en la escuela
de estos valores que entre en la escuela de Jesucristo. Y, sobre todo,
la existencia de un Dios, Padre, que nos envió como Salvador a Jesucristo,
su Hijo, y nos anima con su Espíritu.
El tipo de personalidad que alcancen los niños y los jóvenes crisitianos
dependerá en buena parte de que en la escuela se les ofrezca
y aprendan esta enseñanza. Dejemos a la escuela desnuda de todo
esto y tendremos hombres y mujeres sin cimientos suficientes para sobrevivir
esperanzadamente frente a la fuerte secularización y la cultura
materialista y hedonista de esta sociedad nuestra a la que faltan, con
frecuencia, valores fundamentales para unos comportamientos morales
dignos del hombre.
Los padres que quisisteis que fueran bautizados vuestros hijos, coherentes
con lo que hicisteis y fieles a lo que prometisteis en su día –educar
a vuestros hijos cristianamente, en la fe–, tenéis el grave deber de poner
los medios necesarios para la formación cristiana de vuestros hijos.
Hoy es muy difícil hacer una persona cristiana y moralmente cabal sin la
enseñanza religiosa en la escuela, colegio o instituto; para alcanzar hoy
la madurez cristiana, un niño y un adolescente necesitan fundir lo que
aprenden y saben de la fe con lo que aprenden y saben de la sociedad,
la historia y la naturaleza. Para lograrlo, el lugar propicio es la escuela.
Y lograrlo está importando mucho en nuestros días.
Solicitad, pues, la enseñanza de la religión y moral católica, en el próximo
curso escolar, para vuestros hijos, a los que tanto queréis. Es lo mejor que
podéis hacer en favor de ellos; además de cumplir con vuestro deber y
responsabilidad de padres. No se trata de un privilegio, ni es una mera
concesión que se os hace. Os asiste todo el derecho.
Con mis mejores deseos para vosotros y vuestros hijos, con la seguridad
de mi afecto y mi oración por todos vosotros, y mi agradecimiento
y felicitación por ser padres y educadores principales e imprescindibles
de vuestros hijos. Que Dios os bendiga a vosotros y a vuestros hijos.
Un abrazo a todos,
Antonio, Card. Cañizares
Arzobispo de Valencia