corpus-moneda

Detalle de los cinco duros de plata de la época que sirvieron para impulsar la construcción de la custodia. Encima de ella se encuentra una cruz realizada en coral con un adorno floral. Fotografía. Victor Gutiérrez.


BELÉN NAVA | 4-06-2015
La primera moneda de cinco duros de plata con la que comenzó a construirse la monumental custodia de la Seo o, incluso, una jarra minúscula de tan solo medio milímetro de tamaño pero perfectamente labrada, desaparecida de la miniatura en plata de la Última Cena que alberga la custodia, son sólo algunos de los hallazgos que ha deparado la limpieza llevada a cabo por los técnicos del IVC+R (Instituto Valenciano de Conservación y Restauración) a los que PARAULA ha tenido acceso.
La gran obra diseñada mano a mano por el orfebre Francisco Pajarón y el arquitecto Vicente Traber, que el religioso Antonio de León describía como “un poema labrado en plata cuyo argumento es la glorificación de Jesucristo”, es, sin duda, “la más importante obra de orfebrería de toda Europa del siglo XX”, según Carmen Pérez, directora del IVC+R, además de la mayor custodia procesional del mundo entero.
Más de 4 metros de altura, 2,26 m. de anchura máxima, 600 kilos de plata, 5 de oro fino y 75 gramos de platino. Centenares de piedras preciosas y miles de perlas. 159 imágenes cinceladas, 44 altorrelieves con escenas bíblicas, 48 escudos en esmalte, 71 campanillas de distintos tamaño, 11 kilómetros de soldadura de plata y casi 36.000 tornillos para unir las más de 20.000 piezas, a lo que hay que sumar 353.568 horas de trabajo en las que participaron artistas valencianos tan ilustres como Carmelo Vicent Vicente Navarro, Ignacio Pinazo, Francisco Marco, Roberto Rubio, Rafael Rubio, Vicente Benedicto, José Mª Bayarri, Enrique Giner, José Esteve Edo, Francisco Pajarón Andreu y Juan Huerta.
Y es que, según cuenta la tradición, el jesuita Antonio de León fue quien le propuso al arzobispo Prudencio de Melo la construcción de una custodia digna para la procesión del Corpus Christi. Eran los tiempos de la posguerra y no había dinero, pero la noticia corrió como la pólvora y, un buen día, el religioso se encontró con un empleado del Colegio San José que le preguntó si era cierto que se iba a construir una custodia para la Catedral. Al decirle que sí, el buen hombre corrió presto a su casa para ofrecerle un donativo: cinco duros de plata.
A partir de ese momento el pueblo se volcó con los donativos, cada uno atendiendo a sus posibilidades, aportando desde joyas familiares hasta cuberterías. Las alhajas se pusieron tal cual en la custodia pero los enseres domésticos se fundieron para crear las distintas partes de la custodia, tal y como explica Jaime Sancho, canónigo de la catedral de Valencia y presidente de las comisiones diocesanas de Patrimonio y de Liturgia.
Una buena limpieza
Quince años han pasado desde la última limpieza de la custodia y ya “necesitaba un acondicionamiento para mejorar su aspecto”, indican fuentes del equipo dirigido por la técnico en Conservación y Restauración de Bienes Culturales, Metales y Orfebrería, Mª Llanos Flores. Así, la limpieza ha permitido encontrar en las grietas piezas que se habían caído hacia el interior.
Pero es que también se ha realizado el primer análisis de la custodia que ha permitido determinar “la admirable precisión con que fueron elaboradas las esculturas minúsculas. Los ropajes fueron modelados encima de las figuras, algo rarísimo en piezas tan pequeñas, y fueron, además, esculpidas una por una dado que no hay un molde igual. Es una verdadera maravilla”, afirma Carmen Pérez.
Tan es así, que se va a preparar una publicación con todas las imágenes de la custodia.
En la limpieza también se han consolidado algunos de sus esmaltes con peligro de desprendimiento y se ha aprovechado para realizar un estudio de los deterioros de toda la obra para su posterior restauración.
La limpieza se ha realizado en seco por aspiración con el fin de eliminar la suciedad superficial acumulada y el polvo. Tras ésta, se produjo una limpieza físico-química para eliminar la suciedad grasa y zonas con corrosión.
Programa Oficial de actos con motivo de la solemnidad del Corpus Christi Día 4 de junio. Jueves 20:00h – En la Iglesia del Patriarca, Solemne Eucaristia del Corpus, acompañado por el Coro Catedralicio y a su finalización Pregón del Corpus. Día 5 de junio. Viernes 09:00 – Traslado de las Rocas desde la Casa de las Rocas hasta la Plaza de Los Fueros. 10:00 – Entrega de Pomells a las Primeras Autoridades. 20:30 – Traslado de las Rocas a la Plaza de la Virgen donde quedarán expuestas. Día 6 de junio. Sábado 19:30 – Representación dels Misteris en la Plaza de la Virgen. 23:00 – Concierto Extraordinario de la Banda Municipal en la Plaza de la Virgen. Día 7 de junio. Domingo 09:00 – Repique de campanas desde la Torre del Miguelete. 10:30 – Misa Pontifical en la Santa Iglesia Catedral. 12:00 – Cabalgata del Convite con expresa invitación del Capella de les Roques, exhibición de danzas típicas del Corpus y Degolla.El recorrido será el siguiente: Palacio de la Generalitat, Plaza de la Virgen, Miguelete, Plaza de la Reina, Cabillers, Avellanas y Plaza de la Almoina. 12:00 a 12:30 – Volteo de campanas correspondiente a la Festividad del Corpus desde el Miguelete. 16:30 – Paso de las Rocas. El recorrido será el siguiente: Plaza de la Virgen, Caballeros, Tros Alt, Mercado, María Cristina, San Vicente, Mar, Avellanas, Subida del Palau, volviendo por Avellanas, Mar, Paz, General Tovar, Plaza de Tetuan, Plaza del Temple, Pintor López, Conde de Trenor, Plaza de Los Fueros a Casa de las Rocas 17:30 – Salida de los Carros de Murta y Les Danses. 19:00 – Solemne Procesión con el siguiente itinerario: Salida de la Catedral por la Puerta de los Apóstoles, Plaza de la Virgen, Caballeros, Tros Alt, Bolseria, Mercado, María Cristina, San Vicente, Plaza de la Reina, Mar, Avellanas, Palau, Plaza de la Almoina y entrada a la Catedral. 19:00 a 21:00 – Volteo de campanas desde el Miguelete. Día 11 de junio. Jueves 20:00 – Octava del Corpus en el Colegio del Patriarca.