Eva Alcayde | 19-03-2015
contra-corazonesUnos 30 alumnos, a partir de 4º de la ESO, de colegio Virgen al Pie de la Cruz, de Puçol, ocho ganchilleras de la asociación ‘Labores solidarias de la iaia’, así como un grupo de usuarios de diferentes programas de los servicios sociales de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios de Valencia, han tejido corazones para decorar con ellos la fachada de su albergue, situado en la calle Luz Casanova.
En total han sido unos 70 corazones, confeccionados con lana y fieltro en diversos coleres y tamaños con los que se han elaborado guirnaldas que los jóvenes han colgado en la fachada.
Esta iniciativa forma parte de la campaña de información y sensibilización ‘Tejiendo complicidades’, que pretende llamar la atención sobre la realidad que viven las personas sin hogar.
“La experiencia ha sido muy bonita, porque con ella, los jóvenes han visto que tejiendo complicidades es algo más que el eslogan de una campaña. Con ella pretendemos dar una visión diferente de las personas sin hogar”, explica Rosa Peiró, técnico de la Obra Social de San Juan de Dios.
Según Peiró, la actividad se enmarca en el programa ‘Escola Amiga’. “Vamos a los colegios, ofrecemos charlas de sensibilización y explicamos a los chavales porqué es tan difícil la reinserción de las personas sin hogar. Un usuario ofrece su testimonio personal y después los alumnos participan en una acción simbólica, somo está, que pretende recordar que detrás de esta problemática hay personas”, explica Rosa Peiró.
‘Tejiendo complicidades’ es una campaña de sensibilización y captación de fondos a favor de los programas de atención a las personas sin hogar. “Su misión es aumentar y fortalecer la comunidad de entidades y personas colaboradoras con San Juan de Dios”, añade.
El albergue ‘San Juan de Dios’acoge, en la actualidad, a 50 personas sin hogar. En total, la orden atiende entre el albergue, en los cinco pisos que rige en la ciudad de Valencia y a través de su centro ocupacional, a más de un centenar de personas sin hogar.