REDACCIÓN | 26-07-2018

Mª Amparo, con camiseta naranja, en la misión de Togo.

La misionera valenciana María Amparo Checa Manzanera, natural de Cheste, ha sido elegida nueva responsable general de los Servidores del Evangelio de la Misericordia de Dios, comunidad misionera fundada en 2002 y presente hoy en una quincena de países de Europa, Asia, Iberoamérica y África.
La designación de la nueva responsable general de los Servidores del Evangelio tuvo lugar durante la celebración de un encuentro de esta asociación privada de fieles de derecho diocesano en la ciudad de Guadalajara, en donde cuentan con la única comunidad en España.
Maria Amparo Checa ha vivido en Argentina y durante los últimos años en Dapaong (Togo), a donde llegó con un grupo de misioneras para colaborar con la Iglesia nativa en la evangelización de niños, jóvenes y familias.
“Para mí lo más grande es la sonrisa de los niños, es el mismo Dios que me sonríe a través de ellos cada día cuando salgo a la calle o estoy dando la catequesis. Una sonrisa limpia, sin prejuicios, que me agradece el esfuerzo que supone vivir lejos de mi país y los míos, renovándome la alegría cada día”, ha indicado la nueva general de las Servidoras del Evangelio.
Precisamente, este próximo lunes un grupo de jóvenes de la diócesis de Valencia viajará hasta Dapaong, a través de la delegación de Misiones, para “ayudar a las hermanas en su labor pastoral y social”.
Así, colaborarán en la coordinación de las catequesis que imparten y en la gestión de un hogar de jóvenes así como en una biblioteca donde niños y jóvenes acuden para estudiar o hacer los deberes ya que muchos de ellos carecen de luz eléctrica en sus casas”. Igualmente, acompañarán a jóvenes y niños enfermos de SIDA.
Servidores del Evangelio
Los Servidores del Evangelio de la Misericordia de Dios es una asociación misionera católica aprobada en Alemania el 27 de septiembre del año 2002, como asociación privada de fieles de derecho diocesano. Se gestó en el seno de la Fraternidad Misionera Verbum Dei y “fue iniciada por un grupo de misioneros de diferentes países”, según fuentes de la entidad, que integra a misioneros y misioneras consagrados, sacerdotes, matrimonios, jóvenes y niños, que comparten una “misma espiritualidad y misión”.