Eva Alcayde | 2-06-2017

Un total de 71 niños han recibido la Primera Comunión este año en la parroquia Santa Marta de Puçol, en tres turnos diferentes. Dice el párroco, Vicente Gozálvez, que son celebraciones muy concurridas por familiares y amigos y confía en que “lo que estos niños han aprendido en estos años de catequesis no lo olviden y sigan viendo a Jesús como su mejor amigo.

Un total de 71 niños han recibido la Primera Comunión este año en la parroquia Santa Marta de Puçol, en tres turnos diferentes. Dice el párroco, Vicente Gozálvez, que son celebraciones muy concurridas por familiares y amigos y confía en que “lo que estos niños han aprendido en estos años de catequesis no lo olviden y sigan viendo a Jesús como su mejor amigo.

Durante las últimas semanas, muchos niños y niñas de 8 y 9 años han recibido ilusionados y contentos su Primera Comunión. Para ello, han recibido formación específica durante unos años y las catequesis correspondientes en sus propios colegios o en sus parroquias.
Pero, ¿qué ocurre después de la Comunión? ¿Cómo se continua la formación cristiana?
El Plan Diocesano de Pastoral Evangelizadora plantea como una prioridad “hacer cristianos y ayudar a crecer nuevos hijos de Dios”. Por ello, todas las directrices están encaminadas a potenciar la pastoral de iniciación cristiana.
El Plan Pastoral para la nueva evangelización sugiere que las catequesis deben ir acompañadas, cuando se trata de niños y adolescentes, de otras actividades de educación cristiana en tiempo libre. Además, también aconseja que los jóvenes de la diócesis pasen temporadas en lugares de misión ad gentes “como verdaderos misioneros, con espíritu misionero”.
En la diócesis de Valencia existen movimientos, grupos y diferentes recursos para poder continuar la formación cristiana de los niños y su educación en la fe, después de la Primera Comunión.
Así, por ejemplo, los niños pueden vincularse a los Juniors, al movimiento Scout o los grupos propios de infancia arraigados en las parroquias o en los colegios diocesanos y católicos.
Para los adolescentes y más mayores existen otras iniciativas como Acogida Valencia, encargada de transmitir los valores de la comunidad ecuménica de Taizé, o experiencia de nueva evangelización como Nightfever, Comunidad Abraham y Fe y Vida, entre otras.
Como señala el delegado episcopal de Infancia y Juventud, Virgilio González, “después de los sacramentos de iniciación cristiana hay que encontrar un lugar tanto para vivir la fe comunitariamente como para mostrarla a los demás, como los Juniors, Scouts o los grupos de las parroquias o algunas órdenes religiosas”.
“Se trata -añade- de acompañar a los niños y jóvenes en su proceso de crecimiento como personas, en todas las dimensiones”.
Lea el reportaje íntegro en la edición impresa de PARAULA