Jóvenes de la parroquia reciben la reliquia de manos del arzobispo de Valencia.

Jóvenes de la parroquia reciben la reliquia de manos del arzobispo de Valencia.

La parroquia Mare de Déu del Lluch­­ de­­ Alzira recibió de manos del ar­­zobispo de Valencia, monseñor­­ Carlos Osoro, una reliquia ‘Ex­­ Sanguinis’ del beato Juan Pa­­blo II, consistente en un frag­men­to de la tela del fajín que­ el bea­to llevaba el día que su­frió un­ atentado, el 13 de ma­yo­ de 1981, en la plaza de San Pe­dro y que resultó manchado de­ sangre.
El pasado 8 de noviembre se cum­p­lieron 30 años de la visita que­ el papa Juan Pablo II realizó a­ Valencia durante su primer vi­a­je apostólico a España, en el que­ acudió fuera de programa a la­ localidad de Alzira para expre­sar su solidaridad con los dam­nificados de la rotura de la pre­sa de Tous que se había produ­cido dos semanas antes.
La iniciativa de que la parroquia­ solicitara la reliquia surgió de­ jóvenes feligreses, integrados en diferentes movimientos, se­gún han indicado fuentes parro­quiales. La pieza permanece en­ uno de los laterales del templo­ de la Mare de Déu del Lluch, al­ lado de un retrato de Juan Pa­blo­ II que se instaló cuando falle­ció en 2005. “Un numeroso gru­po de jóvenes de la parroquia­ acudía a las Jornadas Mundia­les de la Juventud que se or­ganizaron bajo su pontifica­do,­ de igual forma que siguen ha­ciéndolo ahora las nuevas gene­raciones de feligreses con Bene­dicto XVI”.
Por ello, la parroquia solicitó al­ Arzobispado una reliquia de Juan Pablo II poco después de su­ beatificación, en mayo de 2011,­ que monseñor Osoro entre­gó a una representación com­puesta por numerosos jóve­nes­ y el párroco.